oso en Valdez, Alaska

Imitando a los osos

Estoy muy seguro que mi caso no es en absoluto frecuente. Mi agencia de viajes tiene desde hace años un único trabajador, yo mismo. Solo ofrezco viajes en el Oeste Americano, Oeste del Canadá, Alaska y Yukon. Altamente especializado, que dicen. Llega la pandemia, y los dos países con los que trabajo, cierran fronteras. Todos los viajes que tenía vendidos por este verano, cancelados. Teniendo en cuenta que casi el 100% de mis viajes son para el verano, ya os podéis imaginar el panorama.
Sobrepasado el susto inicial, después de hacer muchos cálculos con el excel, de leer artículos de periódicos y revistas del sector, opiniones varias en Linkedin, conversaciones con colegas… he optado por invernar, como los osos del Canadá y Alaska que tanto me gusta ir a ver. He reducido gastos al máximo, dispongo de unos ahorros para llegar hasta el 2021, renuevo web y redes sociales… y hago todo tipo de plegarias para que el próximo año, cuando salga de la cueva, el paisaje haya cambiado.
Cada cual tiene sus circunstancias, y navega por este mundo como mejor puede y sabe. Quizás por eso tantas agencias, hoteles, y otros actores del sector turístico han optado para abrir tan pronto como ha sido posible, llamando a viajar, a abrir fronteras, al optimismo, al voluntarismo, al esfuerzo…

oso y salmón, Alaska

Este salmón es mio… osos en Katmai, Alaska

Hace poco he leído esta noticia, que apunta a lo que se preveía, y que creo que se confirmará: los Estados Unidos no abrirán fronteras hasta 2021. Canadá ya ha confirmado que no quiere ver ni un crucero hasta el 31 de octubre (a efectos prácticos, es como decir el próximo año), y sigue sin ni abrir la frontera con su vecino del sur. Otros países «ricos» como por ejemplo Noruega, Australia, Nueva Zelanda… mantienen importantes restricciones.
Visto desde mi perspectiva, opino que sería mejor mantener una política de fronteras cerradas o más restrictiva, ligado a una relajación más lenta de las medidas de confinamiento. El riesgo de un repunte de la covid-19 en nuestro país se corresponde al riesgo que en 2021 los Estados Unidos y Canadá (y otros) sigan cerrando sus fronteras. Todo ello, sin mencionar como quedarían los bolsillos de muchos de nuestros clientes si el repunte obliga, ni que sea breve, a un nuevo confinamiento. Y no sigo que no quiero ser ave de mal agüero.
Tengo muy claro que este planteamiento no es compartido por la inmensa mayoría de los agentes de viajes (y otros muchos negocios, dentro o fuera del turismo). Tan solo quería hacer constar que en estos tiempos sin precedentes (expresión que mencionan muchos proveedores que me escriben desde Canadá o Estados Unidos), harán falta soluciones sin precedentes, que nos llevan a tomar direcciones a veces opuestas.
A todos, que tengáis suerte en la hora de tomar decisiones y direcciones. Yo, me voy a la cueva.

Compartir:


Este sitio web utiliza cookies para tener la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de dichas galletas y la aceptación de nuestra política de cookies. Pulse el enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies